Siguiendo la tradición anual, esta vez, toda la Fundación pasamos el día en Baiona.

Fue un día dulce y consistente, porque comenzamos el día degustando chocolate en el museo de esta maravillosa ciudad de Iparralde.

Con una guía que conoce Baiona y todos sus recovecos a la perfección callejeamos por las calles y vimos la espectacular catedral.

El final, siguiendo con nuestra costumbre, fue comiendo y charlando alrededor de una mesa!.

¡Habrá que empezar a hacer el plan para el próximo año!