SALUD MENTAL. MAS QUE UN DIA

Este día concreto del año, 10 de octubre, es tradición hablar e informar de manera más específica sobre aspectos relativos a la salud mental, con motivo del Día Internacional de la Salud Mental.

Pero, concretamente este año parece oportuno reflexionar sobre la importancia de una buena salud mental; más que oportuno, quizá se convierta en necesario.

Ha sido un año especial, extraño sobre todo porque un virus ha sorporendido a todo el mundo sin aviso y sin recetas para combatirlo. Como consecuancia de ello, el funcionamiento del mundo ha cambiado en gran medida obligándonos a readecuar nuestras costumbres y maneras de hacer. Los fundamentos o gran parte de ellos que creíamos inamovibles han cambiado mucho y súbitamente.

Como suele ser habitual, habrá gente que se haya adaptado mejor a la situación, gente más resiliente, pero para otra gran cantidad de personas, esta adaptación no está siendo fácil y está teniendo efectos nocivos en su bienestar social, económico y mental.

Con toda esta evidiencia, desde la OMS se ha advertido del incremento de problemas de salud mental. Según datos de la Red de Salud Mental de Gipuzkoa, cada año se diagnostican 5.320 nuevos casos y la cifra de personas atendidas en la red hace tres años ascendía a casi 27.500 personas; es decir, casi el 4% de la población guipuzkoana. Habrá que ver los datos que arrojan los próximos años.

Pero sobre todo, habrá que valorar, la adecuación de la respuesta dada a las necesidades que ha presentado cada una de las personas que hay tras las cifras oficiales y otras que no están registradas.

De unos pocos años a esta parte, parece que se ha ido avanzando en la "aceptación" o la "no estigmatización" de algunos trastornos mentales y tras el confinamineto, se ha naturalizado hablar de síntomas de ansiedad, de depresión, de fobias, por citar algunos trastornos más comunes. Sin embargo, se vuelve a hablar en términos de enfermedad y cómo abordar la misma.

Si bien es necesario un abordaje clínico ante una patología, resulta pertinente hablar de la prevención y de una abordaje multidisciplinar del cuidado de la salud mental.

En un momento de incertidumbre general como es el actual, en el que la atenciçon mediática gira sobre todo en torno al virus y sus consecuencias, es más necesario que nunca apelar al cuidado de nuestra salud, física y mental. Desde una prespectiva integral.

Debemos establecer rutinas sanas de autocuidado y atender, más si cabe el plano social y emocional. En nuestra labor diaria la "escucha activa" es un apartado de enorme importancia. A las personas nos pasan cosas y los sentimientos que nos provocan, a veces nos generan malestar. Siempre es bueno compartir con alguien las vivencias, sentimientos; ese alguien puede ser una amistad, una persona de la familia o también se puede optar por buscar apoyo profesional. Por eso, aprovecho este Día tan especial en Gizaide para subrayar la importancia del ámbito social en el que trabajamos y sobre el que tanto orgullo mostramos.

Se habla de la necesidad de mantener el distanciamiento "social" cuando en realidad hay que mantener distancias físicas pero las personas debemos estar socialmente más unidas que nunca, un día tras otro ...

Onintza Lasa